©2018/2019 Equipo Sueño de Aguilas

3° encuentro conmigo mismo:
Visualizando mi día ideal.

 

   Hemos hablado del poder que tienen nuestras emociónes, en nuestra vida. Pueden tomar el control de nuestra agenda, y hacer que aquello que nosotros nos propusimos, se desmorone, por falta de acción o por atención a las urgencias.

   Pero la realidad, es que el único que tiene el poder de decidir qué camino tomar, somos nosotros.

¿Te animaste alguna vez a imaginar con detalle qué vida querés? CON DETALLE, DIGO…

 

   A través de la visualización creativa, como técnica, podemos utilizar la imaginación para definir con detalle, aquello que
soñamos, aquello que nos proponemos, y está comprobado que es una forma efectiva de atraerlo y mejorar nuestra vida,
con la capacidad de la mente. Saber REALMENTE QUÉ QUEREMOS, nos presenta el puerto de ese barco que somos.
A dónde queremos llegar. Todos tenemos el poder de transformar nuestra vida, en lo que deseamos que sea. Con detalle, y paso a paso.
Pero primero debemos definir cómo queremos que sea. ¿Tenés la vida que deseás?  ¿Te gustaría tenerla?

 

   Una de las leyes definidas por Sergio Fernandez, es la ley de la creación: todo se crea dos veces. ¡Primero lo creas en tu mente! Utilizamos el poder de los pensamientos, para atraer eso que pensamos y convertir la imaginación en realidad, con foco, con energía, con pasión, y con ACCIÓN.

 

   Este poder lo utilizamos todos los días, aunque no nos demos cuenta. La invitación a crear e imaginar la vida que te gustaría tener, está AQUÍ Y AHORA. Utilicemos la abundancia que nos ofrece el universo, para crear la vida que queremos!

 

   Imaginá tu día ideal: dónde vivís, con quién, en qué entorno, dedicándote a qué, con qué horarios, con qué ingresos, con qué actividades en tu agenda, cómo cuidás de vos, imaginá cada pequeño detalle: cómo vestís, qué comés, que leés, qué pensás.
 

   Hacé una pequeña redacción titulada “Un día normal en mi vida”. Imaginá a diario cómo es tu día ideal, sentite tal como te sentirías en esa jornada, hasta que tu jornada y tu día ideal coincidan. Si hacés lo preciso, coincidirán.
 

 (Ejercicio adaptado del libro “Misión Emprender” – Sergio Fernandez / Raimon Samsó – Editorial Conecta – 2017) 

SIGUIENTE

ANTERIOR