©2018/2019 Equipo Sueño de Aguilas

1° encuentro conmigo mismo:
Hacer un listado de mis fortalezas.

 

Camino al propósito
 

   La invitación a descubrir el propósito, es la invitación a conectarnos con ese motor interno, con nuestro verdadero potencial que hace que día a día, tengamos verdadera conciencia de nuestro más importante PARA QUÉ! No es un camino fácil, pero si nunca damos ese
primer paso, nunca llegaremos.

 

   Nuestro potencial está cargado de nuestras fortalezas, ellas son los ingredientes principales en los que está apoyado
nuestro propósito. Así que necesitamos conectar profundamente con ellas para poder descubrirlo.

En este primer encuentro con nosotros mismos, vamos a trabajar con esa propuesta. Vamos a descubrirlas, o mejor dicho,
a recordarlas,  a potenciarlas, a sacarles el polvo y ponerlas de nuestro lado, en nuestra vida personal y profesional.

 

   Tal como propusimos entre las primeras diapositivas de la presentación del proyecto, este sistema te invita a DESCUBRIR TUS FORTALEZAS Y PONERLAS AL SERVICIO DE LOS DEMÁS. Tomate un tiempo con vos y dedicate a escribir entre 5 y 10 fortalezas de tu persona (si hiciste esto en el auditorio, repetilo, porque es un trabajo de redescubrirse, de reencontrarse con uno mismo. Y en 5 minutos, rodeado de ruido, personas, distractores y apuro, habrás dado sólo los primeros pasos en esta propuesta).
 

   Pueden ser cualidades esenciales de tu persona (que siempre te acompañaron), o cualidades que has adquirido y fortalecido con tiempo y dedicación. Si en un principio te cuesta encontrarlas, tenete paciencia, en general estamos programados para tener más conocimiento de nuestras debilidades que de nuestras fortalezas. Luego de enunciarlas, describí cómo las podés utilizar /has utilizado en tu beneficio y cómo las podés poner al servicio de los demás. Podés iniciar esta pequeña redacción titulando cada párrafo con el enunciado de tu fortaleza y a continuación, describiendo cómo podés ponerla al servicio tuyo, y en consecuencia, de los demás.
 

   Por ejemplo: Soy PERSEVERANTE. Sigo adelante con aquello que quiero, más allá de que los resultados acompañen o no desde un primer momento. Esta fortaleza me mantienen en el camino de quién quiero ser y aliento a los demás desde el ejemplo y la congruencia.
 

   Tu listado de fortalezas será una gran herramienta en la que podrás apoyarte cada vez que las necesites. Es bueno que las tengas presentes, tanto en tu vida personal como profesional. Por último, podés enunciar un breve listado de FORTALEZAS y mantenerlo a la vista, para recordarte aquello en lo que sos bueno.


   Tips:

  • Enunciarlas en positivo (ej: soy confiado en lugar de no desconfío).

  • Pide ayuda a las personas que más te conocen y te valoran. Pediles que te digan en qué te ven bueno, cómo los ayudaste alguna vez, cuáles son los dones que ven en vos, en qué sos virtuoso, qué talento observan en ti (repetimos, apoyate en gente que te valore, e insiste que te hagan aportes desde lo positivo!! Nada de peros, o excepto cuando…. ).

  • Incluye fortalezas que tengan gran impacto en quienes te rodean. Detecta qué sientes cuando las pones en práctica con otros!
     

   Ejemplos:

Soy: positivo, disciplinado, buen comunicador, perseverante, comprometido, puntual, leal, colaborador, servicial,  quien tiene buena escucha, empático, a quien le gusta aprender, responsable, sociable, predispuesto, activo, entusiasta, prolijo, ordenado, voluntarioso, humilde, confiado, simpático, divertido, alegre, respetuoso, tengo facilidad para adaptarme, generoso, amable, pragmático, honesto, leal, tenaz, valiente, sensible, decidido, amoroso, paciente, seguro, emprendedor, intuitivo, observador, sincero, gentil, buen orador, creativo, organizador, buen compañero,  solidario, protector, confiable, amigable, organizado, proactivo, motivador, correcto, apasionado, claro, atento, comprensivo, asistente, perceptivo, etc, etc.

 

Te sugerimos complementar esta información escuchando el audio  “Todos somos ladrillos de oro”, de Martin Bustos.

SIGUIENTE